¿Quién paga el papel higiénico? Preguntas del teletrabajo

Mientras el mundo se convulsiona en una crisis y decenas de millones de personas se preparan para trabajar durante largo tiempo desde casa, una pregunta se cierne sobre todos: ¿Quién paga el té y el papel higiénico?

La respuesta, según los holandeses, es el empleador. ¿Y cuánto? Unos dos euros (USD 2,40) por jornada laboral, en promedio.

Eso está destinado a cubrir no solo el café, el té y el papel higiénico que se usan durante las horas de trabajo, sino también el gas, la electricidad y el agua, más los costos de depreciación de un escritorio y una silla, todos los elementos esenciales que uno nunca soñaría pagar al ir a trabajar a una oficina.

«Hemos calculado literalmente cuántas cucharaditas se consumen en un hogar promedio, por lo que a partir de ahí no es tan difícil establecer los costos», dijo Gabrielle Bettonville, de la institución de finanzas familiares Nibud, que es financiada principalmente por el gobierno e investigó los costos adicionales del trabajo remoto.

Tal contabilidad puede parecer algo trivial en un momento en que el mundo se ve abrumado por una pandemia que ocurre una vez en un siglo, sin embargo, son relevantes ya que los expertos predicen que un legado permanente de la crisis podría ser un profundo declive del trabajo en oficinas. Las autoridades holandesas ya han comenzado a aplicar la investigación de Nibud, citando que ofrece a los burócratas que trabajan desde casa un «bono» covid-19 de 363 euros este año, a partir de marzo, cuando el país entró en cuarentena. Por supuesto, los 2 euros diarios son para un trabajador medio con costos medios, pero se pueden ajustar en función de variables como los costos de calefacción y agua de la vivienda, o la calidad de su aislamiento. No cubre nuevos muebles, computadoras, teléfonos u otros equipos que, según Nibud, los empleados deben recibir de sus empleadores si son necesarios para su trabajo.

De España a Reino Unido

Holanda determinó que el pago de los costos adicionales por la implementación del teletrabajo debe ser cubierto por el empleador. Foto: REUTERS.

Otros países también están tomando medidas para adaptarse a la nueva realidad del trabajo desde casa, conscientes de que muchos empleados tendrán pocas ganas de regresar a la oficina a tiempo completo, incluso una vez que la pandemia haya pasado.

España ha obligado a los empleadores a pagar por los equipos de oficina para trabajar en casa y su mantenimiento; Alemania está debatiendo un proyecto de ley que consagra los derechos de los trabajadores remotos.

Francia ha aprobado una ley que los protege de los correos electrónicos enviados fuera del horario laboral; mientras que Reino Unido ha insinuado que podría relajar las normas sobre deducciones de impuestos para equipos de trabajo comprados durante la pandemia.

Pero pocos países han profundizado tanto en los detalles como los holandeses.

«El gobierno ha dado un buen ejemplo aquí», dijo José Kager de FNV, el sindicato laboral más grande del país, que quiere que todos quienes trabajan desde casa reciban una compensación de acuerdo con las líneas establecidas por Nibud. «Estamos hablando de costos estructurales y continuos de trabajar desde casa», agregó.

Sin embargo, los empleadores argumentan que los pagos adicionales tienen poco sentido en un momento en que la crisis del coronavirus ha hundido la economía.

El portavoz de la asociación de empleadores holandeses AWVN, Jannes van der Velde, dijo que los cálculos del Nibud no reflejaban todos los beneficios que disfrutan quienes trabajan desde su domicilio.

«Este llamado de los sindicatos para que todos obtengan una compensación porque la gente ahora está haciendo su propio café en casa; se podría observar que los trabajadores también obtienen mucho tiempo libre a cambio», dijo, citando un ahorro de tiempo promedio de una hora diaria en los viajes a la oficina.

Reuters

Reglas para el teletrabajo en Ecuador

El Ministerio de Trabajo emitió el acuerdo ministerial MDT-2020-181, con las directrices para regular el teletrabajo, según lo que establece la Ley Orgánica de Apoyo Humanitario por la crisis de Covid-19.

La norma, publicada la noche del 14 de septiembre de 2020, es obligatoria para todos los empleadores y trabajadores con contratos de trabajo nuevos o ya existentes que apliquen esa modalidad.

“El empleador podrá optar por la modalidad de teletrabajo en cualquier momento de la relación laboral según la necesidad del negocio y/o la actividad que ejecute el trabajador”, sostiene el acuerdo ministerial.

Según el Ministerio de Trabajo, el teletrabajo se puede aplicar a todos los contratos de trabajo suscritos a la fecha o por suscribirse, excepto en aquellos casos en los que la naturaleza de las labores la haga inaplicable.

¿Cómo aplicar el teletrabajo?

Registro

Antes de aplicar esta modalidad, el empleador debe notificar al trabajador sobre la decisión.

Una vez hecha la notificación, el empleador deberá realizar el registro en el Sistema Único de Trabajo (SUT), en un plazo de 15 días.

La aplicación del teletrabajo emergente registrado de conformidad con el Acuerdo Ministerial MDT-2020-076, de 12 de marzo de 2020 en el Sistema Único de Trabajo (SUT), se mantendrá vigente.

2.- Nuevos contratos

Los nuevos contratos de trabajo que apliquen el teletrabajo deberán celebrarse por escrito y contendrán los requisitos establecidos en el artículo 21 Código del Trabajo, entre los que se encuentran:

-Cuantía y forma de pago de la remuneración. –Tiempo de duración del contrato.
-Lugar en que debe realizarse la obra o el trabajo.

En los nuevos contratos pueden fijar un período de prueba, siempre y cuando no se trate de un cambio de condiciones en una relación laboral ya existente.

La modalidad de teletrabajo no modifica las causales de visto bueno determinadas en los artículos 172 y 173 del Código de Trabajo, ni las causales de terminación de contrato establecidas en el artículo 169 de la misma norma”, sostiene el acuerdo ministerial.

  1. Excepciones

El empleador no podrá aplicar la modalidad de teletrabajo cuando la naturaleza de las labores del trabajador lo impida.

Esta modalidad tampoco se podrá realizar cuando el colaborador esté imposibilitado de hacerla por circunstancias particulares y no atribuibles al trabajador.

“De comprobarse tales circunstancias por parte del empleador, no se podrá hacer uso de esta modalidad”, sostiene el acuerdo, que agrega que “las causales de imposibilidad de teletrabajo establecidas en este artículo, bajo ningún concepto son causales de terminación de la relación laboral”.

El trabajador debe informar al empleador los motivos para no teletrabajar en un plazo de tres días desde que se notifica el cambio de modalidad.

Si el trabajador no avisa sobre su imposibilidad dentro del plazo establecido, se configurará el supuesto de abandono de trabajo, previsto en el artículo 172 del Código de Trabajo.

En caso de que el trabajador notifique su imposibilidad, pero no la justifique, deberá acogerse al teletrabajo de acuerdo con lo dispuesto por el empleador.

  1. Cambio de modalidad

Un trabajador que se encuentra en teletrabajo puede volver a prestar sus servicios de forma presencial por pedido del empleador, excepto en los siguientes casos:

-Si el contrato de trabajo se hubiese modificado permanentemente por acuerdo entre las partes hacia la modalidad de teletrabajo.

  • Si por disposición de autoridad competente no fuera posible el trabajo presencial.

5.Tipo de jornada

El teletrabajo se puede aplicar en jornada completa, es decir 40 horas a la semana, o en jornada parcial.

Esta modalidad contractual debe respetar “la jornada vigente, los límites de jornada máxima, los días de descanso, el pago de horas extraordinarias y suplementarias y los demás rubros previstos en el Código del Trabajo”.

  1. Desconexión

Una vez finalizada la jornada laboral, el empleador garantizará el derecho a la desconexión del trabajador, el cual será de al menos 12 horas continuas en un periodo de 24 horas.

Además, el trabajador tendrá derecho a mantener el tiempo de descanso que tenía en la modalidad presencial, incluyendo el tiempo de almuerzo.

Durante el tiempo de desconexión el empleador no podrá establecer comunicaciones con el trabajador, ni formular órdenes u otros requerimientos.

Aunque, el empleador si podrá demandar el trabajo del colaborador en caso de que se presenten las circunstancias previstas en el artículo 52 del Código del Trabajo, que son:

-Necesidad de evitar un grave daño al establecimiento por la inminencia de un accidente y por fuerza mayor que demande atención impostergable. En estos casos, el trabajo deberá limitarse al tiempo estrictamente necesario para atender al daño o peligro.
-La condición manifiesta de que la industria, explotación o labor no pueda interrumpirse por la naturaleza de las necesidades que satisfacen, por razones de carácter técnico o porque su interrupción represente perjuicios al interés público.

En los casos de jornada parcial o jornadas especiales se deberá establecer un tiempo de descanso al menos cada cuatro horas de teletrabajo continuo.

“El tiempo utilizado para el descanso, formará parte del derecho a la desconexión del trabajador”, sostiene el acuerdo ministerial.

7.-Remuneración

La remuneración que perciba el teletrabajador no podrá ser menor al salario básico o los salarios sectoriales determinados para jornada completa ordinaria o su proporcional para jornada parcial, según lo que establece el Código de Trabajo.

El pago de la remuneración de teletrabajo se podrá hacer de cuatro formas, según lo acordado:

-Diario
-Semanal
-Quincenal
-Mensual

En esta modalidad de trabajo, el empleador no está obligado a pagar beneficios como alimentación, uniformes o transporte que no son utilizados por el colaborador durante el tiempo que dure el teletrabajo.

8.- Herramientas de trabajo

Según el Ministerio de Trabajo, el empleador deberá proveer al trabajador con equipos y lineamientos e insumos necesarios para el desarrollo del teletrabajo.

Además, el empleador debe notificar al trabajador con las directrices para supervisar y monitorear la realización de sus actividades.

Para eso, el empleador tiene que establecer condiciones adecuadas para el cumplimiento de las labores del trabajador, es decir garantizar la salud, la seguridad y la información personal del colaborador.

En cambio, el trabajador deberá cuidar y custodiar las herramientas y equipos entregados por la empresa.

Además, cada colaborador es responsable de la confidencialidad de la información otorgada para la realización de sus tareas laborales.

Fuente: Primicias

Trabajadores afirman que su salud mental ha empeorado

Mejorar las condiciones laborales para lograr relaciones justas y a largo plazo es uno de los objetivos que ayer explicó el ministro de Trabajo, Andrés Isch, como parte del acuerdo ministerial que actualiza la modalidad del teletrabajo.

Dijo que este acuerdo ministerial se expediría a más tardar hoy y actualizaría la aplicación del teletrabajo en el escenario pospandemia.

Isch anticipó esta noticia en el marco de la presentación del estudio de teletrabajo y emociones durante la pandemia en el país, realizado por Estay Consulting en conjunto con la consultora Brinca y la empresa de análisis de datos Krino, de Chile, con apoyo de la Universidad Internacional SEK, de Ecuador.

El titular de la cartera de Estado indicó que, con los datos arrojados del estudio, se hará una revisión final al acuerdo ministerial. «Ayudará a hacer una revisión final de la política pública que está contenida en ese acuerdo y podremos medir si es que las acciones que se han venido tomando han sido las adecuadas o debemos ajustarlas o mejorarlas», apuntó.

El estudio, difundido vía Zoom, arroja que el 23 % de los 974 encuestados afirma que su estado de salud mental durante los últimos días es peor que antes. Sin embargo, el 46% señala que nada ha cambiado.

También se consultó de qué forma el trabajo ha cambiado a raíz de la pandemia y el 48 % aseguró que mantiene su empleo; el 43 % evidenció una disminución de su salario y el 9 % perdió su trabajo.

Pablo Suasnavas, decano de la Facultad de Ciencias del Trabajo y Comportamiento Humano en Uisek, dijo que, además, se han generado emociones negativas durante el teletrabajo.

«Se han generado emociones negativas como la tristeza, el miedo, la ira. Creo que la futura pandemia va a ser de los problemas emocionales y mentales, donde los psicoterapistas van a tener un papel protagónico para ayudar a los trabajadores a volver a ese equilibrio de la parte emocional y racional», expresó.

El estudio tuvo una cobertura de 550 empresas pequeñas, medianas y grandes. La mayoría de teletrabajadores se concentran en el sector financiero y seguros; enseñanza, informática y consultoría.

Suasnavas considera que los desafíos del teletrabajo están en definir políticas regulatorias adecuadas y cree que el anuncio de la actualización del acuerdo ministerial genera confianza.

«Mucha gente ve con recelo el teletrabajo, porque a lo mejor piensa que su trabajo no va a ser necesario. Esas reglas del juego tienen que generar confianza en los trabajadores», indicó y agregó que también es necesario incorporar plataformas que faciliten las gestiones.

De los 974 teletrabajadores encuestados, el 26 % tiene entre 30 a 35 años; el 20 % menos de 29 años; el 12 % entre 40 a 45 años; y el 6 % tiene entre 56 a 60 años.

Fuente: El Universo

8 claves para pasar con éxito en una entrevista de trabajo por videollamada

Cada vez son más las entrevistas de trabajo que se realizan por videollamada, ya sea vía Zoom, Skype o FaceTime.

En este nuevo sistema -que el coronavirus ha normalizado- el estrés de los candidatos y la falta de preparación puede jugar malas pasadas.

¿Qué hacer para lograr que una entrevista de este tipo sea exitosa?

El preparador laboral Dominic Joyce compartió con la BBC ocho claves para que des lo mejor de ti en tu próxima videoentrevista.

  1. Tu nombre de usuario

«Es lo primero que debes tener en cuenta», dice Joyce. Estamos hablando del nombre que aparece ligado a tu perfil de Zoom o de cualquier otra herramienta de videollamada.

«Asegúrate de que se ve profesional porque no sabes quién va a ser tu audiencia», destaca el instructor laboral.

Por ejemplo, fíjate que no tengas ningún apodo ni nombre informal; pon simplemente tu nombre y apellido.++

  1. Batería llena

«Comprueba que todos tus dispositivos -laptop, computadora, celular- tienen la batería totalmente cargada y de que están enchufados a la corriente para garantizar que no te quedas sin conexión en mitad de la entrevista», explica Joyce.

  1. Inicio de sesión

«Asegúrate de que [los entrevistadores] te proporcionan los detalles correctos para iniciar sesión [para conectarte a la reunión]», dice el especialista.

Joyce también aconseja conectarte antes de tiempo para comprobar que el sistema funciona.

«No hay nada peor que llegar tarde para una primera mala impresión».

  1. El ángulo correcto

Otro consejo importante tiene que ver con cómo colocas tu cámara: su ángulo debe ser el «correcto», dice Joyce.

Básicamente, no debe parecer que tu imagen aparece tomada desde abajo o desde arriba.

  1. Lenguaje corporal

«Actúa de la misma manera en que lo harías cara a cara», recomienda el preparador laboral.

Para ello, recomienda que te coloques bien en la silla, con una postura recta, que hagas contacto visual y que gesticules con las manos para mostrar interés y que estás escuchando activamente.

  1. Tecnología

«En cuanto a la tecnología a tu alrededor, asegúrate de apagar tu televisor y altavoces inteligentes, como Alexa».

«Hace poco hicimos una entrevista con un candidato cuyo Alexa comenzó a recitar la lista de la compra», recuerda Joyce.

«Es cómico, pero nada profesional».

«Fíjate en que el ángulo está al nivel de tus ojos y de que el fondo se ve limpio y ordenado».

  1. Vestimenta

Otro aspecto clave en una entrevista de trabajo por videollamada es la vestimenta.

«Debes vestir de manera apropiada para la ocasión», señala Joyce.

«Las primeras impresiones cuentan y no quieres que te vean en camiseta y pantalón de estar por casa».

  1. Notas

«Por último, si tomas notas -porque tienes que estar bien preparado- asegúrate de que las escribes en hojas de ‘post-it’ y las colocas a la altura de tus ojos sobre la pantalla de la computadora», dice Joyce.

«Es mejor eso, y no que estés mirando todo el tiempo hacia abajo en tu cuaderno de notas».

BBC

feature image