Cómo la tecnología en tercera dimensión puede ayudar a combatir el cáncer

Elena Martínez, jefa de grupo del Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC) y profesora de la Universitat de Barcelona trabaja con tecnología en tercera dimensión para desarrollar un tratamiento que permita conocer el avance de células cancerígenas, sobre todo cuando hay metástasis.

Cuando un tumor colorrectal, por ejemplo, está localizado, hay más oportunidades de tratarlo, a diferencia de cuando se ha extendido y las opciones terapéuticas son limitadas, recordó La Vanguardia. Por eso, se desarrollan modelos de tejidos tridimensionales que imitan al tejido del cuerpo humano, y que se denominan órganos en un chip. Esto se obtiene de células cancerosas mediante biopsia líquida.

Martínez trabaja con el Vall d’Hebron Institut d’Oncologia (VHIO) y el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (Portugal).

«Estos modelos se obtienen mediante bioimpresión en 3D y mimetiza el entorno metastásico, puesto que no solo recrean los vasos sanguíneos, sino también el tejido circundante», se añadió en la publicación.

Con este órgano en un chip se puede predecir el comportamiento de las células cancerígenas en tiempo real y monitorear su avance de manera no invasiva. Además, conocer sus reacciones ante diversos tratamientos.

“Es una herramienta que puede servir de guía a la hora de decidir la mejor opción terapéutica para cada paciente. Hasta ahora se aplica un tratamiento en función de las mutaciones y se espera a ver cómo responde el paciente. Si no funciona, se cambia, pero eso hace que se pierda un tiempo precioso”, comentó Martínez.

feature image