Jueza deniega la libertad condicional a Julian Assange por riesgo de fuga

La jueza británica Vanessa Baraitser denegó este miércoles 6 de enero del 2021 la libertad condicional al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, al considerar que presenta riesgo de fuga, a pesar de haber rechazado previamente su extradición a Estados Unidos por motivos de salud.

Al anunciar su decisión en la Corte de Magistrados de Westminster, la jueza señaló que Assange «todavía no ha ganado su caso», dado que EE.UU. recurrirá el fallo contrario a la entrega, y «tiene un incentivo para fugarse» hasta que concluya ese proceso.

Baraitser dijo que el australiano de 49 años, que sufre depresión y otras dolencias tras diez años confinado en el Reino Unido, «ha demostrado» repetidas veces que es capaz de huir de la Justicia aunque haya «estrictas condiciones» de control.

La decisión de la jueza significa que Assange, que estaba presente en la sala, permanecerá en prisión provisional en la cárcel londinense de Belmarsh mientras avanza su proceso judicial.

En la vista de hoy para determinar si podía salir en libertad condicional, Baraitser aceptó los argumentos en contra de la fiscal Clair Dobbin, en representación de la Justicia estadounidense, que alegó que el informático ha probado en el pasado que es capaz de «llegar a extremos extraordinarios» para evitar su extradición.

La jueza descartó la posición de la defensa, que proponía que su cliente saliera de la cárcel y pasara a estar «efectivamente bajo arresto domiciliario», en un domicilio londinense con su pareja, Stella Morris y los dos hijos de ambos, con una fianza económica y «cualquier otra condición que dispusiera el tribunal».

La decisión de este miércoles supone un duro golpe para Assange y su familia, además de sus miles de seguidores en todo el mundo, que por primera vez veían la posibilidad de que dejara su encierro.

El pasado lunes, Baraitser rechazó, al constatar riesgo de suicidio, la extradición del ex ‘hacker’ a EE.UU., que lo reclama para procesarle por 18 presuntos delitos de espionaje e intrusión informática por las revelaciones de su portal digital WikiLeaks, penados con hasta 175 años de cárcel en ese país.

Aunque aceptó las amenazas para su salud de una eventual entrega, la jueza descartó el resto de los argumentos de la defensa, que adujo, entre otras cosas, que los cargos tenían «motivaciones políticas» y que no tendría un juicio justo en ese país.

Fuente: EFE

Cinco cosas que hay que conocer sobre Julian Assange y WikiLeaks

Desde la difusión de centenares de miles de cables diplomáticos, su principal acusación, hasta a un pedido de extradición a EE. UU., que fue negado, cinco cosas que hay que saber sobre WikiLeaks y su fundador.

– 10 millones de documentos –

WikiLeaks se dio a conocer en 2009 con la publicación de centenares de miles de mensajes de localizadores enviados a Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001.

La ONG, fundada en 2006 por Julian Assange, con una tecnología de criptado, permite poner en línea documentos comprometedores sin ser identificado.

Después publicó un vídeo que muestra la brutalidad del ejército estadounidense en Irak y miles de documentos militares sobre Afganistán.

El 28 noviembre de 2010, WikiLeaks publicó, con ayuda de cinco grandes diarios internacionales (The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde, El País), más de 250.000 documentos secretos que revelaban los entresijos de la diplomacia estadounidense. Después de este «cablegate», Julian Assange se convirtió en enemigo número uno en Estados Unidos.

En total, el portal reivindica haber publicado «más de 10 millones de documentos» sobre finanzas, entretenimiento o política.

– Polémico –

En sus inicios, WikiLeaks, fruto de la colaboración internacional entre matemáticos, sobre todo disidentes chinos, tenía en su punto de mira a los regímenes represivos en Asia, el exbloque soviético, África subsahariana y Oriente Medio. Pero la mayoría de las revelaciones fueron en detrimento de Estados Unidos y a menudo en beneficio de Rusia.

Este país es sospechoso de estar detrás de la divulgación de correos internos del Partido Demócrata de Estados Unidos, publicados por WikiLeaks en el verano de 201

WikiLeaks también está acusado de poner en peligro a personas cuya identidad revela en nombre de la transparencia.
Con los años, varios medios y personalidades han tomado sus distancias, pese a que Assange asegura trabajar con «más de 110 organizaciones mediáticas» en el mundo.

– Amenaza de extradición –

Es difícil disociar WikiLeaks de su fundador australiano, genio perseguido para unos y manipulador paranoico para otros.
Tras la orden de detención emitida por Suecia en 2010 en el marco de una investigación por violación, Assange se refugió en 2012 en la embajada de Ecuador en Londres.

Recluido en la cancillería durante cerca de siete años y nacionalizado ecuatoriano, finalmente fue detenido por la policía británica tras el cambio de poder en Quito.

Aunque la denuncia por violación ha sido archivada, Estados Unidos reclama la extradición de Assange por la publicación de miles de documentos confidenciales. Sin embargo, esta le fue negada este lunes y ahora el australiano espera conocer esta semana si le será concedida la libertad condicional.

– Manning y Snowden –

El «cablegate» no habría sido posible sin la militar estadounidense transgénero Chelsea Manning, que envió a WikiLeaks más de 700.000 documentos confidenciales. En agosto de 2013, fue condenada a 35 años de prisión por una corte marcial.

Fue liberada siete años después gracias al indulto de Barak Obama, pero fue detenida de nuevo en marzo de 2019 porque rechazó declarar en una investigación sobre WikiLeaks.

Otro informante, Edward Snowden, exempleado de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) autor de las revelaciones sobre los programas de vigilancia de masa, también contó con el apoyo activo de WikiLeaks pese a que no eligió este portal para su denuncia. Julian Assange le recomendó exiliarse en Moscú para escapar a la justicia estadounidense.

– Hollywood –

Hollywood se apropió del fenómeno WikiLeaks con la película Bill Condon «El quinto poder» (2013). Un documental presentado en el festival de Cannes en 2016, «Risk» de Laura Poitras, también se centra en el portal.

De hecho, Julian Assange interpretó su propio rol en un episodio de los Simpsons e inspiró a un personaje del 36º álbum de Astérix, «El Papiro del César».

Fuente: AFP

Juicio de extradición de Julian Assange a EEUU se reanuda en Londres

Un tribunal londinense reanuda este lunes el juicio para decidir si el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, debe ser extraditado a Estados Unidos, que lo quiere juzgar por espionaje en un caso que sus defensores denuncian como clave para la libertad de prensa.

Tras una primera semana de vistas en febrero, Assange, de 49 años, debía volver ante los tribunales en abril pero el proceso se vio retrasado por la pandemia de coronavirus que, según sus abogados, les impidió tener acceso a él en la cárcel para preparar el caso.

Se prevé que las vistas duren tres o cuatro semanas y estén marcadas por las protestas: los seguidores del experto informático australiano ya convocaron una manifestación a las puertas del tribunal el lunes bajo el lema «No extraditen a Assange, el periodismo no es un crimen».

Antes de pronunciarse sobre la solicitud de extradición, la justicia inglesa debe asegurarse de que no sea desproporcionada o incompatible con los derechos humanos.

Recluido en una prisión londinense de alta seguridad desde su detención en abril de 2019 en la embajada de Ecuador, donde durante siete años vivió refugiado en un pequeño cuarto, Assange podría ser condenado a 175 años de cárcel si la justicia estadounidense lo declarase culpable.

Washington le reprocha haber puesto en peligro a informantes y activos estratégicos con la publicación en 2010 de comprometidos documentos secretos sobre las acciones militares estadounidenses en Irak y Afganistán, que revelaron actos de tortura, muertes de civiles y otros abusos.

Pero para su comité de apoyo, son «cargos con motivación política» que «representan un ataque sin precedentes a la libertad de prensa y al derecho del público a saber», denunciaron en un comunicado. 

AFP

feature image